1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

tipos de rociadoresLos rociadores automáticos (o también conocidos como sprinklers) son uno de los elementos de seguridad contra incendios más comunes y habituales en los edificios. Estos aparatos se sitúan en el techo de las estancias interiores y al detectar un conato de incendio, se encienden y comienzan a esparcir agua para ayudar a apagarlo.

Conviene saber qué tipo de sistema de rociadores es el más apropiado para garantizar la seguridad del edificio contra los incendios.

Tipos de sistemas de rociadores

  • Sistema de tubería húmeda. Son rociadores automáticos conectados a un sistema de tuberías en las que está constantemente corriendo agua, de manera que en caso de encenderse los sprinklers, el agua se descarga de forma inmediata.
  • Sistema de tubería seca. Este tipo de rociadores están conectados a las tuberías que contienen aire o gas a presión. Cuando se encienden los rociadores, se libera el gas que permite que se abra la válvula y dar paso al agua que fluye por la tubería.  Es necesario para su correcto funcionamiento que se instale un suministro permanente de aire o gas inerte para mantener la presión.
  • Sistema de diluvio.  Este sistema está formado por rociadores abiertos conectados a unas tuberías que están conectadas al abastecimiento de agua a través de una válvula que se abre automáticamente con el sistema de detección de los propios sprinklers.  En este sistema ocurre simultáneamente la apertura de la válvula y la descarga de agua.
  • Sistemas de acción previa. Este sistema de rociadores está conectado a un sistema de tuberías de aire (que están o no bajo presión) y que se pone en marcha con un sistema de detección suplementario instalado en el mismo sitio que los rociadores.

No obstante, hay que tener en cuenta algunas cuestiones a la hora de elegir el tipo de rociadores que instalar en el edificio. Por ejemplo: los sistemas de rociadores de tipo tubería húmeda no pueden instalarse en lugares donde se vayan a alcanzar temperaturas superiores a los 95ºC, en cambio, los sistemas de tubería seca sí que se pueden emplear en instalaciones donde hay riesgo de formación de hielo o las temperaturas superen los 95ºC.

Por otro lado, los rociadores instalados en sistemas de tubería seca deberán instalarse en posición montante, excepto si se usan rociadores secos colgantes o rociadores de pared.